Jorge Rodríguez

Campaña

3.jul.2014 / 03:53 pm / Haga un comentario

Caracas, 03 de julio de 2014.- Un encanto inigualable y sereno, hacen de la Plaza Bolívar un lugar único en la ciudad de Caracas, la estatua ecuestre del padre de la Patria, Simón Bolívar, es el corazón de este histórico espacio donde los niños y niñas disfrutan jugar con las aves, mientras que los adultos se reúnen para compartir y conversar en un ambiente de paz.

La Alcaldía de Caracas, a través de la Fundación para la Protección y Defensa del Patrimonio Cultural (Fundapatrimonio), emprendió labores de mantenimiento integral, iniciando con la limpieza de la estatua del Libertador, la cual recibió un tratamiento especial para protegerla de los cambios climáticos. En la Plaza se procedió al barrido, recolección de desechos sólidos, pintura y corte de grama para dejarla como nueva.

José Bolívar, residente de la parroquia Catedral, manifestó: “quiero agradecer a la Alcaldía de Caracas por el mantenimiento de esta Plaza histórica, lugar por donde transitaron la gran mayoría de nuestros próceres independentistas. La verdad es que es meritorio estas labores que se han emprendido para darle un gran enfoque al buen vivir del caraqueño, así como también de los visitantes”.

“Que este espacio y la estatua del Libertador estén siempre limpias causa satisfacción, ver a los niños jugando, las parejas demostrando amor, en fin, acá en la Plaza Bolívar suceden cosas maravillosas”, expresó emocionado Franklin Borges, residente de la parroquia Caricuao.

La señora María Cárdenas, visitante de la Plaza, hizo el llamado a la ciudadanía para que conserven los espacios, evitando arrojar basura y rayarlos. “Es importante resguardar las áreas comunes, como venezolanos debemos colaborar en todo para tener un país ordenado y próspero. Respetemos nuestro patrimonio”.

La Plaza Bolívar se encuentra en el centro de las 25 manzanas fundacionales de Caracas, creadas  en 1567, posee cuatro fuentes de agua representando las estaciones del año, además de elementos decorativos, como faroles y asientos para el descanso. En 1874, es colocada la estatua ecuestre del Libertador, Simón Bolívar y en 1894,  por primera vez, es iluminada la Plaza con la llegada de la electricidad.

Con la llegada de la Revolución este espacio fue recuperado y recibe mantenimiento integral continúo en sus áreas para el disfrute de propios y visitantes.

 

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.