Jorge Rodríguez

Gestión

24.abr.2014 / 03:03 pm / Haga un comentario

Texto: Khalil Delgado/Fotos: Hirsaid Gómez.

Caracas, 20 de abril del 2014.- La Pachamama o madre tierra, es un espacio que a medida que han pasado las décadas, ha sufrido heridas fáciles de cicatrizar y otras no tanto, ha sido juez de eventos abominables en contra de su Humanidad, y muchas otras cosas pero a pesar de todo, sigue sonriendo de forma continua. Nos protege y nos provee, le da cobijo a los seres humanos, favorece la fecundidad, la fertilidad y da vida. Demasiada vida.

Es por eso que es necesario que se concientice al colectivo en materias de de reciclaje y delito ambiental. Partiendo de esa premisa, el grupo teatral Sarta de Cuentas ideó Casa Verde, una obra infantil que permite enseñar elementos, básicos en su mayoría, que hagan entender la importancia que tiene el mundo, los recursos renovables y no renovables, a cuidarlo y amarlo sobre todas las cosas.

El escenario fue la Sala Experimental del Parque Los Caobos, centro del eje infantil, ese que es totalmente gratuito y que hasta la fecha, ha recibido 56 obras hechas para el gozo de todo el público.

Con un vestuario hecho de materiales reciclajes, de gran colorido y una coreografía de danza contemporánea, entraron en escena Carmen Ortiz y José Rafael Bethencourt, ambos pertenecientes a la agrupación Sarta de Cuentas, entrando al patio frontal de la institución, atrapando la atención inmediata del público quienes con sonrisas y aplausos, interactuaban con los artistas.

Luego, demostraron de una forma sencilla, la importancia de los elementos naturales, utilizando materiales reciclables como potes, cintas y una gran bolsa de plástico que hacia el papel del viento en la escenografía.

Esta pieza infantil netamente ecológica, está cargada de aprendizaje, dulzura y danza contemporánea. “Nosotros montamos esta obra para que los niños reflexionen un poco sobre su entorno, sobre lo cotidiano, sobre las cosas que utilizamos y se pueden reutilizar, esas cosas que pueden servir para distintos objetivos”, manifestó José Rafael Bethencourt, uno de los dos artistas.

Igualmente, agregó que esta obra posee un gran contenido social y humano que debe ser transmitido a los más pequeños de la casa, que son quienes se están formando y necesitan cultivar los valores, y ese querer por lo propio: “nosotros nos sentamos investigar todos los días nuevos contenidos, nuevas cosas para brindarle a los niños una obra de calidad y esto además nos ayuda a nosotros como agrupación a crear y recrear nuestras escenas cada día”.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.