Jorge Rodríguez

Gestión

4.jun.2013 / 03:16 pm / Haga un comentario

Bulevar para el disfrute de todos

Caracas, 04 de junio de 2013.- Quienes transitan por el bulevar César Rengifo en la avenida Principal de El Cementerio, en la parroquia Santa Rosalía, lo hacen con tranquilidad y complacencia. “Nada igual a como ocurría cuando estos espacios estaban colmados por vendedores de la economía informal”, expresa Wilker Hurtado, vocero del Consejo Comunal Los Samanes.

Este espacio que fue recuperado por el Comandante Supremo de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez, en coordinación con la gestión del alcalde Jorge Rodríguez y el Gobierno del Distrito Capital, con Jacqueline Faría, luce nuevo rostro y se convirtió en un lugar amigable, pues dejó de ser un espacio donde reinaba la inseguridad, el olvido, la ignominia y el desorden urbano para ser un bulevar que a todos invita.

Hurtado cuenta que hace más de 20 años la falta de empleo obligó a que la gente montara en la calle su propio negocio y, entonces, se apropiaran de ellas quitándole al transeúnte espacios para desplazarse con comodidad. Tomás Acevedo tiene 40 años trabajando en un restaurante de la calle Los Samanes. Comentó que los tarantines armados con tuberías metálicas y minitecas móviles era lo que se observaba en la avenida. “Este negocio estaba tapado por los vendedores informales. Ahora hay clientes que dicen haber venido siempre a El Cementerio, pero nunca vieron este restaurante. Estamos desde hace más de 50 años, pero nos taparon”, relató Acevedo.

Más ventas para los comercios

Acevedo relató que cuando les notificaron que a los vendedores informales los reubicarían para construir un bulevar, supieron que esa medida les traería muchas mejoras económicas para los comerciantes de El Cementerio. “Ahora las ventas son mayores y los clientes compran tranquilos. Eso nos ofrece cierta calma, pues sabemos que se van satisfechos y que a ellos no les es molestia volver a esta zona”, refirió el comerciante.

Economía informal reubicada

En este espacio todos tienen su historia. Catalina Medina también contó la suya y detalló que durante 14 años formó parte de la economía informal. En ese tiempo la lluvia y el sol no fueron sus aliados, pues el exceso de cualquiera de los dos impedía buenas ventas. “No solo me veía perjudicada yo, sino mis dos pequeños hijos, a quienes debía tenerlos conmigo porque pensaba que era lo mejor. A uno de ellos le dio asma por el polvo y el humo vehicular que se respiraba en la calle. Y, además, ambos presenciaban actos indecorosos que sucedían a nuestro alrededor”, dijo Medina. La hoy dignificada narró que al caer la noche debía recoger los tarantines, paraguas y guardar la mercancía. Dijo que hacía tanta fuerza, que ello le causó una lesión en la cervical. “Desde hace más de tres años, cuando nos reubicaron en el mercado César Rengifo II, frente al bulevar, se vende más. Me va muchísimo mejor y además trabajo en un espacio que me ofrece tranquilidad. Ahora, cuando termino solo debo bajar la santamaría y ya”, describió.

Cómo mantener el bulevar

Wilker Hurtado, vocero del consejo comunal, afirmó que este bulevar lo embellecieron para el disfrute y esparcimiento de todos. Añadió que allí hay presencia policial y lo limpia Supra Caracas a diario. “Todo esto nos lo da el Estado, pero algunos no cuidan lo que tenemos y han dañado algunas áreas. Haremos una cayapa socialista para pintar y recuperar lo que esté a nuestro alcance y así conservar nuestro entorno”, dijo.

Un lugar que también es para los más pequeños

En la construcción de este espacio no dejaron de pensar en los más pequeños de la casa. Al final del bulevar, si se transita con dirección Cementerio General del Sur–avenida Nueva Granada, fue instalado un parque infantil por la Alcaldía de Caracas y el Gobierno del Distrito Capital, las mismas instituciones que se encargaron del levantamiento de la obra. “No importa lo intenso que esté el sol, a las 12 del mediodía y al asomarse la noche, los escolares que salen de sus planteles para irse a sus casas se ven atraídos por toboganes y otras áreas que componen la zona recreativa”, comenta José Gómez, vecino de la calle Las Palmas.

Este espacio no solo es para que la gente que viene a comprar al mercado transite con tranquilidad, sino con el fin de que los mismos vecinos y visitantes lo usen para el esparcimiento, dice Gómez. “Además vemos que es un sitio ideal para que nuestros niños aprendan a montar bicicleta, incluso algunos adultos lo hacen”.

El vecino agregó que las personas con discapacidad visual y motora también prefieren el bulevar para movilizarse, pues se sienten seguros. Entre otras cualidades que se observaron en este espacio está que, dada la afluencia de usuarios en el bulevar César Rengifo, distintos entes instalan unidades móviles para llevar servicios a la comunidad. Entre ellos Arepera Venezuela y Corpoelec.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.