Jorge Rodríguez

Gestión

31.oct.2011 / 11:55 am


Comunidad de la parroquia Altagracia rindió un sentido homenaje al luchador cubano Julio César Guzmán Navas

Comunidad de la parroquia Altagracia rindió un sentido homenaje al luchador cubano Julio César Guzmán Navas

Caracas, 31 de octubre de 2011.- Entre cantos revolucionarios y un clima de alegría, familiares, amigos y vecinos, reunidos en la plaza Juan Pedro López de la parroquia Altagracia, rindieron un sentido homenaje a Julio César Guzmán Navas, quién hace 20 años entregó su vida por la liberación del pueblo salvadoreño.
Julio César Guzmán Navas nació en Caracas, el 10 de julio de 1917, fue vecino del edificio Cayamurima, parroquia El Valle. Sus padres: Julio Guzmán y Lídice Navas fueron perseguidos constantemente por la lucha social del pueblo venezolano.
En La Habana comenzó a relacionarse con los jóvenes salvadoreños que llegaban discapacitados como consecuencia de la guerra, con quienes compartió y ayudó.
En 1987 no le hizo indiferente el sufrimiento del pueblo salvadoreño, el cual conocía por la lucha que mantuvo su padre. Sus sueños y sonrisas terminaron por las balas de un grupo de soldados de ese país el 30 de octubre de 1991.
El pueblo del municipio Santa Clara, en el Salvador, Centroamérica y salvadoreños que conocieron la labor del joven, consideran que fue generoso al compartir sus sueños de lucha que hoy continúan. En el lugar reposan sus restos que siempre son visitados.
Lídice Navas, Madre de Julio César y fiel revolucionaria, expresó palabras de emoción y tristeza, “hace 20 años fue el fusilamiento de mi hijo en el Salvador, hoy los jóvenes de la parroquia Altagracia pretenden sembrar en muchos jóvenes venezolanos la conciencia por la lucha de cualquiera de los pueblos, donde se haya impuesto la injusticia y la represión, precisamente para sembrar en ellos la conciencia, el amor y la ternura de los pueblos, la lucha a brazo partido”.
“Hoy precisamente esta más vigente que nunca la lucha de personas como Julio César, el Che, Bolívar, el ejemplo de su padre que cayó antes que él (…). Quiero darle un mensaje a los jóvenes como madre y compañera de lucha, hoy a 20 años creo que valió la pena, ya que ellos abrieron el camino a lo que estamos viendo hoy en Venezuela, un camino de paz y precisamente es lo que los jóvenes deben de recordar actualmente”, resaltó Navas.
Simón Arrechider, Enlace del Gobierno Parroquial de Altagracia por la Alcaldía de Caracas, enfatizó que “le estamos rindiendo homenaje a Julio César Navas, hijo de nuestra compañera Lídice Navas, siguiendo la senda de Bolívar, siguiendo la senda de nuestros padres y del Che, quién fue al pueblo salvadoreño a defender al pueblo revolucionario”.