Jorge Rodríguez

Gestión

23.abr.2014 / 12:30 pm / Haga un comentario

Caracas, 16 de abril del 2014.- En la ciudad de Ospino, ubicado en el estado Portuguesa, se lleva a cabo una historia que relata lo que ocurrió en el país en los años posteriores a la Guerra Federal (1859 – 1863), enfrentamiento que dejó consigo un saldo de más de 200 mil pérdidas humanas, cientos de hectáreas de tierras calcinadas por los incendios, reduciendo de esa forma la producción agrícola y ganadera e incrementando la deuda externa.

Tomando la importancia de la guerra civil más cruenta de la historia venezolana, el dramaturgo y artista plástico César Rengifo, escribió en 1961 “Lo que dejó la tempestad”, una obra que se presentó esta semana en la Sala Juana Sujo, ubicado en la Casa del Artista, y que en sus dos presentaciones, logró llevar a más de 800 personas como en “una máquina de tiempo” al pasado.

Imagen de previsualización de YouTube

La pieza muestra, en tres actos, y explica un país arruinado después de 5 años de dura lucha y que dejó grandes dosis de dolor y sufrimiento en las almas de las personas que vivieron tan espeluznante episodio y que comenzó a terminarse aquel 10 de enero de 1860, fecha en la que murió en San Carlos, estado Cojedes, Ezequiel Zamora, el “General del Pueblo Soberano”, al recibir una bala perdida.

Dirigida por Kiddio España e interpretada por del Teatro Estable de Barcelona, este montaje habla exactamente del año 1866, ofreciendo una panorámica histórico-dramática en la conciencia de los seguidores y antagonistas del papel que jugó Zamora en este conflicto.

Jairo Hernández es uno esos caraqueños que este día, vivió este enfrentamiento entre Realistas y Federales. “Fue una obra muy interesante, que rememora el gran trabajo teatral de César Rengifo, y que mejor lugar para hacerlo que estos espacios cerrados y abiertos que trae la Revolución Bolivariana para el acceso de todas y todos nosotros, haciendo posible un evento de primer nivel y de mucha calidad”, cerró.

“Guao, es una obra extraordinaria que nos permite recordar o mejor dicho, retroceder el tiempo y resucitar todo eso que el Comandante nos enseñó. Me a parecido muy maravilloso como se ha pensado no solo en los adultos, sino también a las niñas, niños y adolescentes, y ese abarca todo lo que se ha venido haciendo para el disfrute y la sana convivencia”, añadió por su parte, Francia Flores, una de las tantas personas que asistió este día miércoles.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.