Jorge Rodríguez

Gestión

8.ago.2013 / 12:30 pm / Haga un comentario

Éste medio abrió el camino a otros como Ciudad Petare y Ciudad Valencia

Éste medio abrió el camino a otros como Ciudad Petare y Ciudad Valencia

Caracas, 08 de agosto de 2013.- Desde Agua Salud hasta Pérez Bonalde hay tres estaciones del Metro de Caracas. Todos los días Arelis Daboin hace este recorrido para comenzar con su jornada de trabajo. Se levanta a las 5:10 am. Después de vestirse y arreglarse, se dirige al metro y a las 6:00 am está en su destino.

En la entrada de la estación Pérez Bonalde la espera un grupo diversos caraqueños. Son mujeres, hombres, jóvenes y adultos que se dan cita en ese espacio desde muy temprano para recibir de manos de Daboin el producto de un esfuerzo colectivo: un ejemplar del diario Ciudad CCS, que hoy cumple cuatro años.

Empieza el pregón

“Buenos días, hagan la colita”, dice sonriente mientras saca un periódico de los 900 que le llevaron para entregar. Con su chaleco, la gorra y el carnet que la identifican como pregonera, Daboin es una compañera más de todas las personas que aguardan ansiosas para leer las noticias.

Esa espera del pueblo que hoy con una sonrisa en el rostro recibe su ejemplar, en el pasado fue una lucha para que las representaciones comunitarias tuvieran su espacio en algún medio de comunicación social.

Los cambios y avances que experimentó el país desde que llegó a la presidencia el Comandante Supremo de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez, fueron ignorados por los grandes medios. La comunidad estaba haciendo del Poder Popular una realidad, y la información a partir de entonces, no estaba solo en los grandes escenarios.

“El solo hecho de que hace cuatro años la Revolución Bolivariana no contara con un medio de comunicación como Ciudad CCS ni como el Correo del Orinoco, y que ambos medios hayan surgido luego para informar las verdades de la Revolución, que eran solapadas y ocultadas por los medios de la derecha, a cualquiera le genera una gran satisfacción. Me encuentro entre ese grupo de personas que están satisfechos con lo logrado hasta ahora”, expresó Ildegar Gil, Jefe de Redacción del diario.

Gil, fue parte del grupo de amigos que decidió incluirse en el viaje de crear un medio impreso para hacer “el ejercicio de un periodismo ético, popular, responsable, militante de la verdad y revolucionario, que acompañe al pueblo en la búsqueda de su emancipación política, económica, social y cultural”, como quedó definido en el primer número que salió la mañana del sábado 8 de agosto de 2009.

Ahora quienes hacen vida en las diversas parroquias de Caracas cuentan con un espacio para expresarse. Los adultos mayores que acostumbran a sentarse en los bancos aledaños a la estación donde trabaja Daboin, cuando se enteran que ella ha llegado, se dirigen rápidamente al lugar para recibir su periódico.

“La gente acá es demasiado amable, me dan los buenos días, sonríen y me preguntan cómo estoy. El trato con el personal es la mayor satisfacción de este trabajo. Desde un principio ha sido así, lo quieren leer y me comentan sobre las noticias que salen”, cuenta la pregonera que tiene tres años ejerciendo este rol.

Una gran familia

La jornada para poner un ejemplar en sus manos empieza con la actividad de los periodistas.

Un sentimiento común expresan todos los que laboran en el diario cuando se les pregunta cómo ha sido la experiencia. “Ciudad CCS para mí es lo máximo y no es porque trabaje aquí, se ve en el día a día, en el contacto con la gente, es un periódico que está abierto para todo el mundo”, dice Magdalena Ramírez, asistente administrativa.

A Nebraska Urquiola, también asistente administrativa, le gusta “la sección de participación ya que es la raíz y el impulso de los proyectos sociales”.

Para Wilmer Zoteranis, Coordinador de Deportes, este es un diario “que nació y se consolidó por su responsabilidad y seriedad. A pesar de que es un periódico joven ha logrado posicionarse y compite en un escenario donde hay otros diarios de mucha tradición, pero Ciudad CCS vino a llenar una especie de vacío que había por la información sesgada, la noticia como mercancía. Vinimos a darle al lector lo que él quería, que es como lo dice el lema por y con la verdad”.

“Para mí significa lo máximo, yo diría que es el periódico que ha llegado más a la masa, con todas las verdades que puedan originarse de esta Revolución. Tenemos que agradecer al Alcalde de Caracas, Jorge Rodríguez, por su iniciativa”, destacó Josefina Rivas, quien trabaja desde hace dos años como correctora.

Simón Silva de vigilancia agradece a Dios y dice sentirse “muy orgulloso de pertenecer a la familia del periódico. Mi trabajo lo hago con mucho amor”.

“Una de las ventajas que ha tenido este periódico es que ha sido innovador en el concepto de diagramación, de diseño, en la manera de presentar las noticias, se ha dado cabida, por lo menos en Cultura, a muchas personas que nunca en la vida tuvieron cabida en otros medios”, explica Igor García periodista de la sección Cultura.

Listo el trabajo de los periodistas, le toca a la rotativa el otro paso y al Departamento de Distribución que desde las 4:00 am enciende sus motores para tomar las vías de la ciudad y llevar los 120 mil ejemplares a los puntos establecidos en las seis rutas que abarcan la ciudad.

Así lo manifestó Jimmy Araujo, supervisor de la ruta oeste, quien empezó como pregonero, fue asistente de chofer, motorizado y ahora supervisor. “La mayor satisfacción que me da este trabajo es que hacemos Revolución a diario”, dice Araujo mientras acompaña a Daboin en la estación.

Después de media hora, el montón de periódicos que llegó a manos de Daboin se ve reducido a unos pocos ejemplares. De pronto, aparece otro grupo de gente que viene del metro y sus manos quedan vacías. Al terminar la jornada, se toma un café o un té, se monta en el metro y regresa a casa con la satisfacción del deber cumplido.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.