Jorge Rodríguez

Gestión

22.abr.2013 / 12:24 pm / 1 Comentario

Parques, teatros, plazas y bulevares son opciones sanas y divertidas para compartir en familia.

Caracas, 22 de abril de 2013.- Después de la tormenta viene la calma. Así se puede describir la vida en los espacios públicos del casco histórico de la ciudad recuperados por la Alcaldía de Caracas y el Gobierno del Distrito Capital; poco a poco los asiduos visitantes y turistas retornan a sus lugares de esparcimiento.

“Vengo a la Plaza Bolívar con toda mi familia, mis hijos y mis nietos, porque es un lugar donde uno se desestresa. Estaba nerviosa por los ataques y saboteos de la oposición. Aquí me relajo con las fuentes, los árboles, las ardillas, juego con las palomas, en fin, aquí pasamos un rato agradable”.

Así narra su experiencia la señora Alix Galvis, quien es oriunda de Mérida, de un pueblito llamado Tovar. Desde muy pequeña sus padres se residenciaron en Caracas. A su lado hay personas de mediana edad y abuelos leyendo la prensa. Niños jugando con las palomas.

Allí nos tropezamos con el Buen Ciudadano, un personaje que tiene 36 años trabajando en el lugar, se trata de Adolfo José Correa López, un monaguense que decidió dedicar su vida a inmortalizar los momentos más felices de los visitantes. “La gente está retornando con tranquilidad después de la agitación política de la semana pasada”, acota Adolfo.

Otro de los espacios públicos más atrayentes para las caraqueñas y caraqueños por su hermosa y gigantesca fuente y por su parque infantil, es la plaza Diego Ibarra.

“Me gusta porque es tranquila y muy extensa”, expresa la señora Flor Nicolau, quien disfruta de la fuente junto a su hija, Maleska Vivas. La jovencita relata: “Antes, la semana pasada, estaba preocupada por los asedios y saboteos de la oposición. Gracias a Dios la gente ya se calmó. Por eso salimos y trajimos nuestras mascotas”.

Los caraqueños también optaron por ir al parque Ezequiel Zamora en El Calvario para distraerse un poco. “Vi por televisión que habían arreglado el parque y le dije a mi esposo para que viniéramos a visitarlo con nuestros dos hijos, Escarla de dos añitos y William de seis meses. Me emocioné cuando vi el tranvía funcionando. Antes del año 2010 había mucha delincuencia”, recordó.

Este relato es de Anaís Araque, quien habita en Propatria. Cuando narra su experiencia, en su rostro se dibuja una sonrisa. “La semana pasada estuvo tensa. De hecho no envié a mi hija a la escuelita porque tenía miedo que le fuera a pasar algo. Había comentarios violentos. Ahora siento la ciudad y el país más tranquilo. Se respira paz y tranquilidad”, afirmó con alegría Ana.

Aclaró que este espacio recuperado por el alcalde de Caracas, Jorge Rodríguez, y la jefa de Gobierno del Distrito Capital, Jacqueline Faria, se les ha brindado a todos, independiente de la clase social y de su tendencia política. “Es muy recreativo. Si esto es Revolución no entiendo cómo otras personas buscan el mal, la violencia, el saboteo”, reflexionó la joven madre, una estudiante de enfermería, casada con un vendedor de comida.

Alrededor había otras familias, cubiertas por una extensa vegetación, donde sobresalían los cantos de los pájaros. Había una pareja con sus mascotas divirtiéndose también. Por las caminerías se veía la chiquillería pedaleando.

En el lugar hay dos tranvías para pasear a los visitantes por el parque Ezequiel Zamora. Este medio de transporte se puede abordar en el Arco de la Federación ubicado entre la frontera de El Calvario y Monte Piedad. Es gratuito y funciona de lunes a domingo, desde las 8:00 am hasta las 4:00 pm. Uno de sus conductores, Mauro Ortiz, nos comenta: “Fungo como un guía turístico porque recibí una capacitación para ello y les explicó a los pasajeros el legado de los personajes históricos de Venezuela”.

 

Comentarios

6.may.2013 01:06 am
Lorraine (Delta Amacuro) dijo:

Now I’m like, well duh! Truly thankufl for your help.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.