Jorge Rodríguez

Gestión

9.sep.2012 / 10:25 am


La plaza Diego Ibarra zapatió, bailó, se enamoró y uno que otro lloró a la luz de la luna mientras se deleitaban del concierto de Cigala.

La plaza Diego Ibarra zapatió, bailó, se enamoró y uno que otro lloró a la luz de la luna mientras se deleitaban del concierto de Cigala.

Caracas 09 de septiembre de 2012- La plaza Diego Ibarra zapatió, bailó, se enamoró y uno que otro lloró a la luz de la luna mientras se deleitaban del concierto de Diego el Cigala, quien gracias a la iniciativa de la Alcaldía de Caracas y el Gobierno del Distrito Capital difundió su música para el disfrute de todas y todos los venezolanos.

Ni una leve llovizna detuvo los aplausos y la euforia de los asistentes, quienes al inicio de la velada bailaron al ritmo del grupo caraqueño A Lo Flamenko quienes calentaron los motores y la garganta de cientos de personas que corearon distintos géneros pero dentro de las riendas del flamenco.Ya a las 8pm, un bajo armonizaba la plaza, luego se le sumo un piano para dar el abreboca a la inconfundible voz del señor del flamenco Diego El Cigala. Canciones como “acaríciame en sueños” “El Día que me quieras” “Soledad”, “lágrimas negras”, “Inolvidable”, “Se me olvido que te olvide” y “La historia de un amor”; baladas versionas por el artista y que forman parte de su tour “Sintiendo América”

“Me estoy enamorando de nuevo, ver a Cigala es como beber vino y disfrutarlo suavemente” expresó Carmen Mendoza asistente que viene del estado Lara sólo a disfrutar de la noche. “Sólo en revolución suceden estos espectáculos” afirmaba Carlos Rodríguez, caraqueño que comentó que jamás deja de asistir a cualquier espectáculo que lleve la Alcaldía. “Gracias Venezuela, gracias Caracas” seguido de aplausos y ovación fue el sello de oro que cerró el evento. Una mirada Flamenca a la cultura americana a través de la música fue lo que Cigala llevó a los asistentes.

Una fría noche, mucho público y energías positivas se fusionaron para dar un espectáculo perfecto que solo es posible gracias a las políticas del Gobierno Nacional mediante la Alcaldía de Caracas, elevando la cultura del venezolano.