Jorge Rodríguez

Gestión

10.ago.2012 / 03:19 pm


El parque Arístides Rojas ha instalado comedores naturales con el fin de mantener a las distintas aves que allí habitan dentro de los jardines pero sin enjaularlos

El parque Arístides Rojas ha instalado comedores naturales con el fin de mantener a las distintas aves que allí habitan dentro de los jardines pero sin enjaularlos

Caracas, 09 de agosto de 2012.- El parque Arístides Rojas fue el escenario donde se desarrolló el taller dedicado a concienciar a la población caraqueña a cuidar a la fauna animal. Características, cuidados, hábitos y cómo se identifican fueron los temas que se hicieron presentes para que niños, jóvenes y adultos conocieran sobre la legislación que protege a las aves.
Ciro Pacheco, miembro del departamento de educación ambiental del parque, manifiesta que este tipo de talleres buscan crear conciencia en el colectivo caraqueño, además incitar a los ciudadanos a no incurrir en el tráfico de animales. “Aunque es en el interior del país es donde generalmente sucede la venta de animales y es desde allí que los traen a la ciudad capital es totalmente ilegal la venta de la fauna. Pero de igual forma en Las tiendas de mascotas mercantilizan las aves privándolas de su libertad natural”Sin cautiverio
El parque Arístides Rojas ha instalado comedores naturales con el fin de mantener a las distintas aves que allí habitan dentro de los jardines pero sin enjaularlos. La restauración de jardines, parques infantiles e instalaciones deportivas esta enmarcado en las políticas de recuperación que ha implementado el gobierno Nacional con el pro del buen vivir del pueblo.
“El parque ha evolucionado, permeando el espacio a nivel político, social, económico y popular para que las comunidades de la parroquia tengan un lugar de encuentro donde se fortalezca el poder popular”, señaló Pacheco.
La popularidad de las aves es claramente creciente, pero también es urgente su conservación. Más de un millar de aves se catalogan como en peligro de extinción en el mundo, básicamente como resultado de la acción humana. Cuidarlas depende de nosotros.