Jorge Rodríguez

Campaña

1.dic.2011 / 04:44 pm


La Biblioteca Viajera se quedó para llegar a rodas las comunidades de Caracas

La Biblioteca Viajera se quedó para llegar a todas las comunidades de Caracas

Caracas, 01 de diciembre de 2011.- Este jueves, la Sala de Lectura Infantil Manuelita Sáenz recibió a Javier Martínez y Sara Boutevi, de Argentina y Francia, con la Biblioteca Viajera, con el fin de dejar este centro de cultura en el espacio recreativo, para ser utilizada por las comunidades de las 22 parroquias del Municipio Bolivariano Libertador.
Igualmente, se llevó a cabo una actividad recreativa los niños y niñas presentes, donde los viajeros les enseñaron a los presentes la importancia de la lectura y la literatura.
Javier Martínez y Sara Boutevi llevan varios meses recorriendo diferentes países de Latinoamérica para llenar de alegría a las personas que se encuentran en condición de encierro físico o mental y puedan dejar volar la imaginación a través de los libros.
Rosaura Funes, coordinadora de la Sala de Lectura Infantil Manuelita Sáenz, expresó que esta actividad da a conocer a personas que tienen una idea clara de lo que es la cultura y que ésta se logra a través de los libros.
“Javier y Sara han recorrido países como Colombia, Ecuador, Bolivia, Argentina, Perú, Venezuela, entre otros, con el firme propósito de dejar libros que han recopilado durante sus viajes, para que nosotros lo llevemos a nuestras comunidades”, indicó.
Por su parte, Sara Boutevi manifestó que este tipo de actividades con niños los ayuda a despejar la mente e imaginar lo que leen. Señaló que lo que la motivo a emprender este viaje a Latinoamérica y llevar cultura a otros países fue por despejar su mente y conectarse con su lado espiritual.
“En este lado del mundo hay muchas cosas por hacer (…) Regresamos a Argentina y tenemos otro proyecto en mente que iniciaremos en lo que estemos en tierra gaucha”, comentó la viajera francesa.
Así mismo, Javier Martínez, otro de los viajeros, manifestó que dejan más de cien libros en la Sala Manuelita Sáenz para que la gente lea y aprenda de autores reconocidos en los países vecinos.
“Queremos llevar alegría a aquellas personas que necesitan atención y nosotros, de alguna manera, los ayudamos a traspasar la barrera física o mental que los separa de la realidad”, agregó.