Jorge Rodríguez

Gestión

6.jul.2011 / 09:59 am


Caracas se iluminó con la participación de Dudamel para el cierre de este Gran Concierto Bicentenario

Caracas se iluminó con la participación de Dudamel para el cierre de este Gran Concierto Bicentenario

Caracas, 05 de julio de 2011.- Con el “Gran Concierto Bicentenario”, Caracas se vistió de gala para la inauguración de la plaza Diego Ibarra, la cual contó con la participación del maestro Gustavo Dudamel, quien dirigió a más de 1500 músicos pertenecientes a la Sinfónica de la Juventud Venezolana “Simón Bolívar” y al Coro Sinfónico Juvenil de Venezuela.
El majestuoso evento contó con la participación especial de Patricia Velásquez, Daniel Alvarado y DJ 13, quienes hicieron la antesala a la cantata criolla.
En el concierto estuvieron presentes el Alcalde de Caracas, Jorge Rodríguez; el Vicepresidente de la República, Elías Jaua; la Jefa de Gobierno, Jacqueline Faria; representantes del tren ministerial y contó, además, con la participación especial del presidente de Bolivia, Evo Morales, quienes acompañaron a los caraqueños en la inauguración de la nueva y modernizada Plaza Diego Ibarra.
Con un espectacular show de juegos pirotécnicos y al compás de las notas musicales, el cielo de Caracas se iluminó para el cierre de este Gran Concierto Bicentenario.
Este importante paseo urbano, con más de 18 mil metros cuadrados, unirá tres importantes plazas del Casco Histórico. Por la parte delantera con la Plaza Caracas de las torres de El Silencio, por la parte posterior con la Plaza La Justicia, a través de un puente que ya está diseñado.
La Plaza Diego Ibarra también se unirá con el bulevar Simón Bolívar, pasando por la esquina de Sociedad, sube por Gradillas, continúa por Veroes y culmina en el bulevar Panteón. El recorrido abarca un aproximado de tres kilómetros.


Escultura “La Aguja de Caracas”

La nueva estructura de la plaza incluye una escultura de 22 metros de alto y con un peso de tres toneladas 600 kilos denominada, llamada “La Aguja de Caracas”. La pieza fue concebida por el artista plástico Alfredo Ramírez, en coordinación con la Alcaldía de Caracas, a través de Fundapatrimonio.
“La Aguja de Caracas” está elaborada en acero inoxidable para que perdure en el tiempo y según su creador, contiene muchos elementos tropicales.
La fuente tiene un mecanismo para la realización de juegos hidráulicos y efectos de luces, ofreciendo un atractivo espectáculo visual único en la ciudad en homenaje al Bicentenario.
La escultura está perfectamente proporcionada con respecto al tamaño de las torres de El Silencio. El espacio recuperado por la Alcaldía de Caracas cuenta con dos espacios subterráneos para un restaurante y sala de lectura, seis cámaras de seguridad, dos jardinerías de ambos lados, piso de granito artificial, 25 postes de 15 metros de alto y franjas de servicio que recoge el drenaje.
Además, puede visualizarse 25 samanes plantados e igual número de asientos circulares para el descanso de los visitantes y turistas que se paseen por este emblemático lugar.