Jorge Rodríguez

Gestión

5.nov.2010 / 02:41 pm

Del 06 al 08 de Noviembre

Caracas, 05 de noviembre de 2010.- Las tablas del Teatro Municipal de Caracas cobrarán vida, desde el 06 al 08 de noviembre, con la celebración del 30 aniversario del Ballet Nuevo Mundo.

A partir de las 5:00 p.m. el colorido movimiento dancístico se hará sentir con un vasto repertorio, desde: “Carmen”, “Hasta la Victoria Siempre”, “Contradicción”, “Plan de contingencia”, “Ojos del Amazonas”, “Vous dans le Bar”, “Sin Vacilar” y “Bolero”.

Ballet Nuevo Mundo

El Ballet Nuevo Mundo, junto a Zhandra Rodríguez, tiene la proeza de haber logrado, gracias a su estilo, la simbiosis ideal de todas las formas de expresión corporal de la danza, incluido el atletismo, siendo su base de trabajo la danza académica. Reconocido por su coherente homogeneidad, destaca por la destreza técnica, artística, escénica y madurez interpretativa.

Se ha presentado en 180 ciudades de 25 países en 3 continentes: El Lejano Oriente (Taiwan, Filipinas, Singapur); Rusia y países de Europa Oriental y Occidental; casi todos los Estados Unidos; América del Sur, en donde se le considera como elenco de vanguardia y ejemplo a seguir.

La compañía es magistralmente versátil en la interpretación y ejecución de su variado repertorio, por lo que se le ha reconocido como “una de las más fascinantes compañías de ballet en el mundo”, y se le considera “Embajadora Artística de Venezuela”.

Hace seis años este ballet tomó un destino identificado con las raíces culturales que hicieron y hacen la venezolanidad, plena del acervo artístico-cultural indígena, latinoamericano, caribeño, hispano y africano.

Dentro de sus retos aparecen: el transformar y expandir la visión del mundo y la vida, capear los temporales del individualismo arraigados en el viejo paradigma del ego-objeto, el machismo y el mercantilismo; establecer la relación óntica de La Danza con los Fundamentos Cosmológicos o leyes de la naturaleza; matemáticas; física; geometría analítica; geografía y, en consecuencia, historia. Incorporar a los cultores naturales para rescatar las raíces en procura de la unicidad en la diversidad cultural como país, región y hemisferio.