Jorge Rodríguez

Alcaldía

14.oct.2010 / 03:07 pm

Palabras del Alcalde de Caracas, Jorge Rodríguez, en acto de desagravio a la memoria de Jorge Rodríguez (padre) Tierra de Nadie -UCV. 13 de octubre de 2010

Jorge Rodríguez (padre)

Jorge Rodríguez (padre)

Desde que te volviste brisa, desde que te volviste árbol naciente, este árbol fue sembrado por Jorge Rodríguez, desde que te volviste flor te convertiste en un fantasma peligroso, desde que te volviste ternura amanecida, desde que te volviste esperanza en el corazón de tu pueblo, desde que te volviste paso de niño te convertiste en un guerrero peligroso, desde que te volviste padre, desde que te volviste vientre, desde que te volviste sol, amor, ternura, te convertiste en el más peligroso de los revolucionarios, porque eres un fantasma multiplicado en millones, porque eres un fantasma en cada mañana, porque eres el acompañante necesario cuando la tristeza acecha, el acompañante necesario cuando la desesperanza entera, el acompañante imprescindible cuando la victoria me llega.

Como siempre, el fascismo actuando a la media noche, las mismas almas oscuras que asesinaron a Jorge Rodríguez hace 34 años en el medio de la noche, en el medio del dolor, en el medio de un calabozo oscuro, esas mismas almas oscuras vinieron en la media noche de ayer tratando de arrancar un pedazo de concreto y un pedazo de bronce, arrancar de esta universidad a ese fantasma que la cuida en medio de la noche que se llama nuestro hermano, nuestro compañero, nuestro padre, Jorge Rodríguez.

Resulta que los fascistas no entienden, resulta que su corta edad de mente, su pobre imaginación, su horizonte de bestia, no les permite entender, así como no entendieron lo que estaba pasando ese 23 de julio desde las seis de la tarde, no entendieron lo que pasó todo el 24 de julio de 1976 y por supuesto no entendieron lo que terminó ocurriendo el 25 de julio de 1976, porque mientras era torturado estaba naciendo de nuevo, porque mientras era mancillado su cuerpo, mientras era agredido ese 1.74 de alma, ese 1.74 de cuerpo que era Jorge Rodríguez, los fascistas no entendían que lo estaban volviendo millones, que lo estaban volviendo esperanza, que lo estaban volviendo revolución para siempre.

Alguna vez hubo un poema de juventud que escribí a mi padre sobre como lo veía ese día, esos días del 23 al 25 de julio de 1976 y le decía: Aunque estremecen tus gritos libertarios me gusta imaginarte mirando en azul los pechos de tu mujer temblando en la noche, Jorge Rodríguez esos días del 23 al 25 de julio de 1976 se iba convirtiendo en amor a cada golpe, se iba convirtiendo en firmeza a cada expresión del corrientazo eléctrico, se iba convirtiendo en lo que somos todos, en lo que seremos, en pueblo, en revolución.

Como decía Gloria Martín, tantas autoridades, tantos rectores y rectoras, tantos vicerrectores se han agachado de forma genuflexa a la acción de la oligarquía y del imperio, y Jorge Rodríguez nunca un paso de para agredir la universidad, siempre sus manos para construir la universidad para el pueblo.

Así como no sabía lo que hacían en 1976, tampoco tenían idea de lo que estaban haciendo hoy y hace dos días cuando sacaron esa placa, porque eso que los fascistas hicieron, esos herederos del los asesinos de Jorge Rodríguez los están convocando hoy aquí, esta universidad es de los pobres y los pobres deben estar aquí en la Tierra de Nadie, esta universidad no es de rectoras, ni de vicerrectores, ni de secretarios, ni de estudiantes genuflexos, de forma autocrítica debemos decir ¿Por qué hemos abandonado estos espacios si nos enseñó Jorge Rodríguez a respetarlos? así que atendiendo el reclamo que Jorge Rodríguez nos hace anunciamos que aquí nos quedamos y de una vez decimos que cada viernes en la tarde aquí nos vemos hermanas, aquí nos vemos hermanos, a cantar, a repartirnos flores, a compartir poesía, aquí nos venimos con el circo del pueblo, aquí nos venimos con los cantores del pueblo, aquí nos venimos con el pueblo, pueblo a rescatar la universidad.

Esos fascistas no sabían lo que estaban despertando otra vez porque resulta que los fantasmas revolucionarios de forma curiosa se vuelven más vivos después de muertos. Resulta que esos fantasmas le muestran a esos vivos que están muertos en el alma, resulta que esos fantasmas nos convocan, que esos fantasmas nos unen y es un elemento fundamental y una reflexión principalísima para ustedes hermanas y hermanos estudiantes de esta universidad, esos fantasmas los unen, manténganse unidos en la lucha, manténganse unidos en la confrontación con la derecha, manténganse unidos, sean responsables con los espíritus de los mártires y no permitan que intereses mezquinos perjudiquen toda la unidad necesaria para acabar de una vez por todas y para siempre con el fascismo en la Universidad Central de Venezuela.

No sabían lo que estaban haciendo los fascistas como siempre, son brutos, son pobres de alma y un pobre de alma no puede ser sino un redomado bruto. No sabían lo que estaban haciendo.

Informo y anuncio también en nombre del Gobierno Bolivariano de la República Bolivariana, en nombre de nuestro Comandante Presidente Hugo Chávez que el edificio Los Andes que está allí en el inicio del bulevar de Sabana Grande, será acondicionado para residencias estudiantiles, para los estudiantes de la Universidad Central de Venezuela, son 14 pisos que nos permitirá albergar a más de mil quinientos estudiantes.

Y les digo a las autoridades, con responsabilidad se los digo, que el Gobierno de Distrito Capital, la Alcaldía de Caracas y principalmente el Gobierno de Hugo Chávez se comprometen a construir en seis meses las residencias estudiantiles de todos los estudiantes de la Universidad Central de Venezuela que así lo requieran.

Querían expulsar la memoria de Jorge Rodríguez. Se jodieron aquí nos van a tener cada día. Querían expulsar la memoria de Jorge Rodríguez y aquí va a estar el Ministerio de Deporte todos los viernes con los estudiantes de la Universidad Central de Venezuela.
Querían expulsar la memoria de Jorge Rodríguez y a lo mejor se nos ocurre y montamos un núcleo de Misión Sucre aquí en la Tierra de Nadie. Querían expulsar la memoria de Jorge Rodríguez y les informo a los obreros, a los empleados, a los profesores y a los estudiantes de la Universidad Central de Venezuela que cada sábado en la plaza Simón Bolívar tendremos un mercado solidario, un Mercal y un Inmerca, todos los sábados. Por eso les digo: ¡sigan tratando de expulsar la memoria de Jorge Rodríguez!

Otra vez toda la comunidad, otra vez nos convoca ese fantasma amable llamado Jorge Rodríguez, ese hombre que como bien dijo Gloria Martín cayó… me gusta imaginarlo con su sonrisa de pájaro mirando más allá de sus torturadores, mirando más allá de sus asesinos, mirando lo que ellos no podían ver, mirándolos a ustedes, mirándoles sus rostros de ternura de mujeres, de hombres de jóvenes que para siempre lo llevan en su corazón, mirándolos a ustedes hace 34 años, sabiendo que esta revolución sería inevitable hace 34 años, sabiendo que este pueblo no seguiría aguantando más tanta ignominia, tanto atropello, tanto asesinato de sus hijos más preciados, me gusta imaginarlo con esa media sonrisa enfrentando la tortura, los corrientazos eléctricos, los ahogos en pocetas llenas de mierda, me gusta imaginarlo levantándose sobre sus asesinos y reproduciéndose en millones.

Hace 34 años allí en el aula magna cuando nos estábamos despidiendo de él, le dije: Los que hoy te cierran el camino no saben que están abriendo cien más, me quede corto, son millones los caminos, todos nos conducen a la revolución, todos nos conducen al futuro, todos nos conducen a la esperanza ¡aquí nos quedamos con nuestro grito de combate! ¡El socialismo se conquista peleando! ¡Patria Socialista o Muerte! ¡Venceremos!.