Jorge Rodríguez

Gestión

28.ago.2010 / 05:00 pm

Fomentando la cultura popular

Fomentando la cultura popular

Caracas, 27 de agosto de 2010.- En el marco de la celebración del 260º Aniversario de la parroquia Altagracia, se llevó a cabo frente al bulevar Panteón Nacional la Feria Altagracia Socialista, en la cual se realizaron diferentes actividades culturales de integración social.
La Alcaldía de Caracas conjuntamente con la Dirección de Promoción del Poder Popular, Gobiernos Parroquiales y los diferentes Consejos Comunales del sector, organizaron esta feria en la que se reconoció la labor de algunos habitantes de esta populosa parroquia por su desempeño en la comunidad y se intercambio materiales inutilizables por alimentos.
El coordinador del Gobierno Parroquial Simón Arrechider, señaló que “en este momento estamos trabajando con aproximadamente 20 consejos comunales, que están presentes en este tipo de actividades sociales y es un logro que nos llena de satisfacción”.
En consonancia con el programa social que enfatiza la necesidad de promover el desarrollo armónico y la participación ciudadana en la parroquia Altagracia, el Club de abuelos “Alegría y vivir”, artesanos y la comunidad organizada, desarrollaron una serie de actividades destinadas a la producción cultural autóctona.
La Tesorera de la Fundación de Abuelos “Alegría y Vivir” Gladis Fuentes, recalcó que “la manera de expresión, bailes tradicionales, y modos de producción artesanal, conforman entre otros elementos, la cultura de un pueblo, y es por eso que debemos reforzar la cultura de la gente, su identidad, sí la cultura no se comunica entre las comunidades la perdemos”, concluyó Fuentes.
Las Ferias de Integración Social, son el producto del trabajo que vienen desempeñando los Directivos de Promoción del Poder Popular en las 22 parroquias del Municipio Bolivariano Libertador, para incentivar a los jóvenes y personas de la tercera edad a participar en talleres de artesanía, confección y costura y elaboración de materiales desechables, reforzando el potencial artístico de los cultores que hacen vida en las comunidades.