Jorge Rodríguez

Campaña

3.abr.2009 / 07:45 pm / Haga un comentario

Caracas, 3 de abril 2009.-Llegó el final de la tarde y con él la bulla, el estruendo de la gente regresando a casa, el metro: ¡abarrotado!, las camionetas: ¡ni hablar!, el tráfico: ¡intraficable!, en fin “la Caracas de siempre”, la Caracas que vivimos.

Sin embargo no todo es bulla y estruendo en la comunidad de Macarao, la voz de los cultores populares que hacen vida allí deja atrás el rumor capitalino para dar paso al debate de la política cultural de su municipio.

Es así como en la Capilla El Nazareno en la calle real de Santa Cruz, el pasado 2 de abril a partir de las 7 de la noche, se efectuó una asamblea que puso sobre la mesa la realidad actual de un colectivo que lucha por la reivindicación de sus tradiciones y expresiones culturales.

La gente de la danza, del teatro, del canto, de la música, los instructores y los concejos comunales le hicieron saber a las autoridades de la Coordinación de Cultura de la Alcaldía de Caracas sus logros y sinsabores durante los largos años de actividad en la zona, dejando muy claro que sólo a través de la toma de conciencia de que existe una construcción de haceres y saberes propios detrás de cada expresión cultural que los une e identifica, se puede obtener frutos en la lucha comunal.

Por su parte la Coordinación de Cultura, representada en esta asamblea por Belinda Vivas, presidenta (e) de Fundarte, mostró su mejor disposición para acompañar este proceso, entendiendo que el verdadero protagonista y forjador de realidades es la propia comunidad de Macarao quien debe ejercer el rol participativo que le otorga la constitución.

La luna en cuarto creciente despidió una asamblea en la que también creció el ánimo de continuar haciendo el camino de una política cónsona con la realidad del pueblo de Macarao.


 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.